Y llegó el invierno..y fuimos prisioneros

…..pues si , llegó el invierno , la estación del año que más nos gusta para rodar con el sidecar , asistir a esa concentración de Millevaches, que para mi hija de doce años es su reunión favorita, para inaugurar las invernales y después seguir por todas las concentraciones que se hacen frontera fuera de nuestra piel de toro . Y nos gusta , si aunque parezca raro , penetrar en esa niebla densa , pasar y ver los arcenes blancos por la nieve y el hielo y llegar a destino y sentir el calor de amigos que vemos cada año por las mismas fechas , el calor de las hogueras y la hermandad que suele nacer entre los moteros que suelen rodar en estas condiciones tan duras . También he de decir que da gusto rodar porque no hay ni la mitad de tráfico que suele haber en la época estival y eso por nacionales es toda una gozada. Atravesar pueblos y pararse en una panadería y tomarte un café con leche y un croissant es toda una experiencia recalcitrante en esta época . Cuando te ven llegar creo , pienso y afirmo , que ya te lo están preparando antes de que lo pidas , incluso la pregunta después del consabido bonjour , que siempre suelen hacer : desde donde vienes? Y luego su cara , mitad de asombro y admiracion y otra mitad pensando que no estamos muy cuerdos y menos cuando ven que vamos con una niña . Menos mal que ya , a sus doce años , y su metrosetentaypico de altura , no lo ven tan disparatado al pensar que es mayor de lo que es. Aunque a mi hija le gusta tanto como a nosotros rodar en estas condiciones. Dentro del side va muy abrigada y disfrutando del viaje .

Pero este año no , este maldito año no vamos a poder disfrutar de nada de esto. Este maldito virus , que tantas vidas se ha llevado , nos tiene encarcelados . Somos los afortunados de no morir a causa de un contagio ,pero por otro lado ,sus prisioneros. Así que hasta el año que viene , en el mejor de los casos o en el siguiente , cosa que cada vez estoy más convencido , no vamos a poder salir y sentir esa libertad de rodar en invierno con nuestro sidecar.

Así que os deseo que todos salgáis de esta pandemia lo mejor posible , tanto físicamente como psicológicamente . Y cuando sea posible salir a vivir. Cuando rodamos se trata de eso ,no? De vivir aun más que el resto

Y COMO VA?

Esa era la gran pregunta. Había tenido dos sidecares hasta el día de hoy. La Moto Guzzi Breva 1100 con el sidecar EZS Munro que montamos y homologamos cuando nació Rebeca y que era y es una maravilla. Sidecar turístico y amplio. Pero que por un pequeño problema tuvimos que vender para comprar el siguiente . El Honda Gold Wing 1800 con sidecar Hechard Saphyr con techo rígido . El Rolls de los sides. Una espècie de alfombra voladora , untuosa y suave pero ……siempre hay un pero ,aunque esta vez vino porque Rebeca crecía a una velocidad que pronto no cabría dentro del sidecar. El techo rígido lo impediría. Un sueño hecho realidad . La máxima expresión en el mundo de los sides y había que darle portazo.

Como sabéis encontramos moto entre los amigos de nuestra peña y sidecar de ocasión en Francia .

Si , pero cómo va ? Esa era la gran pregunta. El side llegó en buen estado pero con dos o tres problemillas que había que resolver. Uno de estos era que la rueda trasera a pesar de ser nueva ,perdía aire. Poco pero perdía. Unos 0’10 bares al día . Así que un día , después de poder sacar el seguro a pesar de no estar aún homologado gracias al Ingeniero y al jefe de pruebas del laboratorio , decidí que era hora de llevarla al taller de neumáticos donde siempre voy . First Stop de Granollers. En el polígono Jordi Camps. Una delicia de gente. Siempre dispuestos a ayudar .

Así que desenpolve el casco ,que llevaba unos seis meses sin usar , la chaqueta , está vez le tocó a la de verano ya que hacía unos buenos 30°C y una humedad alta , los tejanos de kevlar y los guantes de verano Furygan que tanto me gustan. Aunque los Held Racing no le van a la zaga .

Abrí la puerta del garage con una sonrisa de oreja a oreja . Aquel chirrido siempre me dice que voy a salir con el sidecar . Y así era. Arranque la Guzzi Norge , y en menos de lo que tarde en equiparme , estaba ronroneando como un gatito que quiere ser Tigre en cuanto le retuerza el puño derecho . Primera y hacia la salida a la calle que en este caso es rara , cuesta abajo hasta la cancela de la puerta y una vez ahí, hay que girar hacia la izquierda pero hacia arriba . Y encima la calle hace curva de izquierdas rápida . Segunda , tercera , cuarta y freno. Joder como frena el bicho !!! La que mejor frena de todas las que he tenido . Me voy a pillar la carretera que une con el pueblo de al lado. Carretera de curvas de tercera y segunda si se da el caso. Revirada con alguna de cuarta y si vas a fondo quinta . Sexta imposible . Así iba subiendo de régimen el motor 1200 de la Norge. Ella lo agradecía con sonoras explosiones al retener .

Que placer ! Cuanto tiempo esperándolo. La moto paso con nota la primera impresión. Se engancha al asfalto como si fuese por el rail de un tren. Timoneas con el freno trasero que es una maravilla. La haces entrar en las curvas de derechas que es una gozada. Y las de izquierdas simplemente soltando gas y mirando hacia el ápice de la curva ya va ella sola. Increíble. La más deportiva de todas. Menos peso , menos capacidad de maletero. Pero igual de cómoda dentro del sidecar. Todo un placer volver a sentir esas sensaciones. Sólo falta pulir dos o tres detalles y dejarla a mi gusto para llevarla a homologar y poder rodar libre con mi familia de nuevo.

NUEVOS SUEÑOS …MALDITO COVID-19

Y que conste que estoy escribiendo este blog desde el confinamiento de casa por el corona virus o mas conocido popularmente como COVID19

Pero el aburrimiento es lo que tiene , dicen que el diablo mata moscas con el rabo cuando esta aburrido , y eso es exactamente lo que pasa en estos días encerrados media humanidad en nuestras casas . Esperemos que sea leve y que todos podamos salir lo mejor de toda esta situación que se esta llevando a tanta gente por delante .

Resulta que en Octubre de 2019 decidimos vender nuestro sidecar , la Honda Gold Wing con un Hechard techo duro , ya que nuestra peque ya empezaba a no caber dentro por la gran altura de la niña . Así que empezamos a mirar motos y sidecares en el mercado.

Ardua tarea ya que en el mercado nacional apenas hay , en el francés no te puedes traer un conjunto completo porque alli se hacen homologaciones unitarias que no tienen nada que ver con las europeas. Alemania y Holanda tienen mas donde escoger pero se van de precio , son mas caros de segunda mano que hacerte tu uno nuevo y homologarlo.

Un dia se encendio la luz , me llama un amigo y me dice que se quiere desprender de su Moto Guzzi Norge 1200 GTL con apenas 65.000 km y un buen mantenimiento

Llegamos enseguida a un acuerdo , bueno , mas bien para mi fue un regalo , increíble tener amigos así. Y como cuando todo tiene que salir rodado , sale , me puse en contacto con Alain Pourchier Sidecars en Valreas (Francia) para preguntar por los sides que el fabricaba y montaba . asi que nuestra intención era adquirir uno de los mas pequeños por temas presupuestarios

Al dia siguiente me escribió diciéndome que tenia un sidecar de segunda mano , pero casi nuevo , ideal para mi y que si lo quería era mio. A la semana creo recordar , cogimos el coche y nos metimos los casi 500 km que hay hasta ese pequeño pueblo de Francia para observar en directo el sidecar . No nos gusto , no . Nos encanto¡¡¡ Estaba nuevo , solo había que pintarlo del color de la moto y punto

Quedamos de acuerdo en el precio del sidecar y en el del montaje . También quedamos que en la primera semana de Diciembre le llevaríamos la moto. Dicho y hecho , la primera semana de ese mes llevabamos con un coche y remolque prestados la moto hasta alli , gracias a Jose y Celia que nos lo dejaron y a los Ratpenats que vinieron a casa a ayudarnos a subir la moto en el remolque , sin ellos no hubiese sido posible . GRACIAS CHIC@S.

Alain ya me comento que el se iba unos dias a Sudafrica ya que es un apasionado del submarinismo y que hasta mitad de Febrero no llegaría , aunque empezaría a trabajar ya y asi sólo le quedaría el ensamblaje de todo el conjunto cuando llegase de su viaje al otro continente .

Pero de golpe y porrazo empezo a oirse que en la lejana China habia surgido un virus letal bastante peligroso en todos los noticiarios . Bahhhh pensamos casi todos , esto es muy lejos de aqui y no creo que traspase sus fronteras . No creo? palabra equivocada , se extendió como la polvora , Iran , Corea , Italia y…………nuestro pais no iba a ser menos , al reves hemos sido junto a Italia los mas.

El 13 de Marzo , cumpleaños de nuestra hija nos confinamos en casa y hasta el dia de hoy en que estoy escribiendo este blog , dia 8 de Abril . Segun los mas entendidos , cientificos y sanitarios , hasta Junio no creen que salgamos del confinamiento y depues habra que ir con muchas precauciones

Y el sidecar????? pues en Valreas , esperándonos para vivir nuevas aventuras y hacernos soñar de nuevo

Pero primero es la salud , la nuestra y la vuestra

Cuando me picó el gusanillo de las motos?

Fue de bien pequeño , tenía un tío que tenía una MV Augusta y con solo dos años me solia dar paseos por el Papiol , pequeña poblacion cercana a Barcelona y dónde solíamos pasar la familia el verano para quitarnos los calores estivales tipicos de aquellos años .

Esos paseos me gustaban tanto que cuando mi tío no podía venir por temas laborales les decía a mis primos si ellos me podían pasear en aquella moto maravillosa. Al no tener carnet debido a su edad suplian estos por unos paseos en bici. Cosa que también me gustaba. De ahí derivan mis dos pasiones. Moto y bicicleta .

Paso el tiempo y debido a la muerte en accidente de moto de otro familiar mi tío acabo vendiendo aquella joya. Y yo mientras tanto empecé a devorar los motociclisno en blanco y negro de aquellos años de preadolescencia. Mis amigos jugando al futbol ,y yo soñando que me iba de viaje con una moto cargada hasta arriba .

Mi padre , que dicho sea de paso no le gustaban nada las motos , me llevaba cada año a Monjuic. A ver las 24 horas de resistencia así como al gran Premio de velocidad y al de Fórmula 1. Me llevo muchos años ,hasta que fui adolescente y empecé a ir con mis amigos del barrio . El otro sitio donde me llevaba mi padre solía ser al puerto. Aprovechándome que él era marinero y pescador , le pedía que me llevase. Y yo lo que quería ver era el muelle del ferry de Baleares. Ya que allí se juntaban muchas motos alemanas , francesas, belgas o inglesas que se dirigían a las islas. Siempre iban cargados a tope y yo seguía soñando con que un día haría lo mismo que ellos . BMW , Guzzis y alguna Norton además de las primeras Hondas , eran lo que se estilaba durante aquellos años de gloria de la industria europea .

Aún recuerdo la primera moto que pude conducir. La Vespino del “rubio”. Un vecino de mi bloque al que sus padres a pesar de sus malas notas escolares le compraban de todo. Fue el acabose. Que sprint , que velocidad , que sensación de viento en la cara. Fue brutal. Al poco ,en ese mismo año , llegó un primo de mi cuñado que vivía en Grenoble donde tenían un horno de pan , con una estupenda Honda 750 Four. El santo grial de las motos de la época . Badalona Mataró Badalona. Unos 40 km en total a tope de marcador y sin casco. Lloraba como nunca. Pero de felicidad y por el efecto del aire a esas velocidades ,que si hoy lo hiciéramos estaríamos en la cárcel y sin puntos en el carnet. A partir de ahí y hasta los 18 años , edad soñada por mí como el día que tendría mi licencia de conducir , asistí a miles de concentraciones conmi primo José María en su Ducati 250 Deluxe y después en su Road 350 . Este era el hijo de mi tío el de la MV . Cosas del destino ya que tengo unos 35 primos hermanos y este era el único que iba en moto. Su hermano intento en vano que me gustasen .as los coches. Pero no obtuvo el mismo éxito .

Después la historia ya es conocida por muchos. Me saque el carnet y no pare de hacer km ,primero solo y después con mi novia que después fue mi mujer y madre de la peque que tenemos . Y con la cual empezamos con el tema de los sidecares. Hemos recorrido toda Europa y parte de Africa los tres . Hemos disfrutado desde un Vespino hasta una Gold Wing. Pero siempre hemos sido Guzzistas. Por lo que hemos tenido 5 de esta marca y 14 de las demás . Pero esto lo contaré otro día