Ese sabor a vainilla del café de Chamonix y la Vespa del malagueño

Era a finales de los 70 , época de viajes , conciertos de rock y primeras salidas fuera de nuestras fronteras. Época de varias monedas . Época de aventuras .Época de felicidad . No había teléfono móvil , ni GPS , solo mapas y tu intuición, nada más . Y cuando no sabías donde estabas preguntabas a cualquier lugareño y normalmente acababas haciendo amistad con aquella gente a la que sólo le habías preguntado por una dirección .

Recuerdo haber cargado la Yamaha 600 hasta las trancas . Los dos íbamos encajados entre tanto bulto . Peor nos daba igual. El material de aquella época no era el mejor que uno pudiese tener . Lo de hoy en día le da mil vueltas. Que digo mil , cienmil .

Nosotros los dos de negro y cuero. Sin protecciones. Eso sí el cuero de bastante grosor . La tienda recuerdo que era una canadiense pequeña de dos plazas de color naranja y azul . Y colchones no habían. Bueno si unos de playa que solían durar dos días en el mejor de los casos . Pero ilusión , ay amigos , ilusión teníamos de sobra. A millones .

Así que aquel año salimos dirección a los Alpes por nuestra querida y odiada N2 ,dirección la Jonquera . Una vez pasada la frontera española a por la francesa. Papeles nos dice el gendarme , porque entonces tenías que pasar por las aduanas de cada país y tener todo en regla. Una vez todo comprobado con el consabido miedo escénico que aquello te producía , emprendimos la.marcha . Y así que rotonda tras rotonda te acababas metiendo en un día por nacional los 840 km que nos separaba de nuestro destino . Chamonix . Eso sí. Tardabamos en llegar unas 13 horas más o menos ,dependiendo mucho del tráfico de las grandes ciudades que teníamos que atravesar. Y desde Barcelona eran unas cuantas , os lo aseguro.

Así que cuando llegamos empezamos la.busqueda de un camping . El primero ,unos km antes de llegar a destino , no hay suerte. Nos envían a uno conocido de ellos. Tampoco , está a reventar de gente . Seguimos subiendo direccion Suiza y al llegar al pueblo de Argentiere nos encontramos con unos españoles , por cierto antes los que te encontrabas del país siempre saludaban y ayudaban ,que nos indicaron uno al que iba mucho montañero y alpinista y que a pesar de ser un poco cutre era muy tranquilo. Y para allí que nos fuimos. Cutre si que era , sobretodo en cuestión de lavabos ya que era un abrevadero tal cual donde todos nos lavamos la cara y los dientes viendo pasar de todo lo que los vecinos soltaban hasta que caía por el desagüe . Pero era lo que había. Y llegó la.primera noche. Menos mal que llevábamos sacos de los buenos. Que frío. Pero si estábamos en Agosto !!! Si pero los Alpes son fríos de noche. No obstante aquella zona está rodeada de grandes glaciares .

Disfrutamos como enanos de aquellos días. Un día íbamos a Italia y al siguiente nos íbamos a Suiza a hacer alguna incursión. Eos de atravesar fronteras nos estaba empezando a gustar . Registros de los gendarmes o de los carabinieri . Les daba un punto de aventura a aquel viaje .

Y llegó el día de volver . Así que recogimos y nos fuimos a tomar un café a la vainilla que hacian en un coqueto y pequeño café de Chamonix . Estando tomando el café vi que de una Vespa 200 que estaba aparcada enfrente de nuestra Yam , había un tipo dando voces y dirigiéndose a nosotros. En principio ni le di importancia pero como vi que aquel tipo alto venía directo a donde estábamos pensé que le habíamos hecho alguna jugarreta por el camino ya que por la moto pensé que era de los alrededores. Cuando estaba a nuestro lado se presentó . Hola me llamo Carlos y he venido desde Málaga con la Vespa. Me quedé helado. Con aquel vehículo había venido desde Málaga? Flipaba en colores. Nosotros que pensábamos que habíamos hecho una gran gesta de golpe tocamos de pies al suelo . Tomamos unos cafés más contándonos nuestros viajes y aconsejándole sitios que ya habíamos visto. Un tipo genial . Y encima venían dos en aquella Vespa . Chapeau por ellos .

La vuelta fue dirá por el calor pero felices de haber ido hasta allí y haber conocido a aquel tipo de la Vespa .

De aquel viaje me quedaron algunas cosas claras

– que se puede viajar en cualquier vehículo ya que lo que vale son tus ganas de hacerlo

– que antes todos te saludaban incluso cuando te adelantaban en carretera o te veian o oían en algún lugar , cosa que se ha perdido bastante con las tecnologías actuales

– que me gustaba más pasar fronteras con todo lo que conlleva que el echo de pasarlas sin darte cuenta. Eso me hizo buscar nuevos objetivos en el futuro

– que el mejor mapa suelen ser los lugareños , nunca se equivocan y siempre te acaban por sorprender

Así que no os quiten las ganas de viajar y que no os de.miedo. Salir y disfrutar ,y volver para poderlo contar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s